Publicaciones -

Disrupción exponencial en la economía digital

Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Con motivo de la III Cumbre Empresarial de las Américas celebrada el pasado mes de abril, el BID presentó el informe técnico titulado “Disrupción exponencial en la economía digital”.

El documento aborda los cinco desarrollos tecnológicos que están impulsando la transformación económica y cuyo desarrollo e implantación en América Latina y Caribe (ALC) serán claves para lograr un crecimiento y desarrollo significativo de la región.

Computación en la nube

Considerada una de las tendencias tecnológicas más disruptivas de los últimos diez años, ha supuesto un cambio radical para la forma en la que los agentes sociales mantienen su infraestructura de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) permitiendo, además, el despliegue de otras tecnologías digitales como el blockchain, el big data o la inteligencia artificial. Esta tecnología disruptiva, también llamada “cloud computing”, no solo aumenta la competitividad económica y sostenibilidad, sino que fomenta el desarrollo empresarial aportando cantidad, calidad y valor de los servicios generando, a la vez, un ahorro en los gastos susceptible de reinvertir en nuevas tecnologías.

Blockchain

Se trata de otra tecnología emergente con un gran potencial. Los datos, agrupados en cadenas de bloques relacionados entre sí, no pueden ser manipulados; de manera que se asegura su integridad gracias al uso de técnicas criptográficas y a la continua relación con los bloques entre sí. Es decir, la información se valida automáticamente en tiempo real, asegurando su veracidad, inmutabilidad y transparencia.

Big data

Lo que hasta hace unos años se calificaba como tecnología emergente, en la actualidad constituye un pilar fundamental de la transformación digital. Se caracteriza por el alto volumen de datos además de por su velocidad, variedad, variabilidad y complejidad. En lo que al sector público se refiere, el big data y la analítica pueden servir como herramientas para reducir la evasión de impuestos y el fraude fiscal mediante la detección de patrones sospechosos en datos financieros. En cuanto al sector privado, estas tecnologías ayudan a las empresas a mejorar su productividad y nivel de ventas; promoviendo asimismo, la creación de nuevos modelos de negocio.

Inteligencia Artificial (AI)

Se trata de una tecnología que emula las capacidades humanas como el reconocimiento de voz o la percepción visuales y es diseñada para interactuar con el mundo. Según la investigación realizada por Brookings Institute*, solo el 5% de las ocupaciones pueden ser totalmente automatizadas. Sin embargo, para ALC el 50% de los empleos podrían automatizarse puesto que se concentran en un sector que requiere mucha mano de obra: el de la manufactura.

Internet de las cosas (IoT)

La rápida expansión de internet de banda ancha fomentará la aplicación de la economía digital en todos los sectores. Sin embargo, su adopción en ALC dependerá de la disponibilidad de infraestructuras adecuadas y de un marco normativo que regule esta nueva tecnología.

El informe concluye señalando la necesidad de una colaboración público-privada   para lograr el desarrollo de un ecosistema digital y un desarrollo económico inclusivo que aproveche los numerosos beneficios que ofrecen estos nuevos desarrollos tecnológicos.

* “Learning from public sector experimentation with artificial intelligence” Kevin C. Desouza, Rashmi Krishnamurthy, and Gregory S. Dawson Friday, June 23, 2017