Microfinanzas / Legislación y proyectos normativos

Fortalecimiento del sistema financiero mexicano: Ley Ficrea

Proyecto de Ley de ahorro y crédito popular, de 7 de mayo de 2015

La Ley Ficrea, como ha sido denominada popularmente, supone una reforma a la Ley de Ahorro y Crédito Popular de México, de 5 de junio de 2001. Esta modificación ha sido promovida para proteger al sistema financiero mexicano de fraudes como el de “Ficrea” una sociedad financiera popular (Sofipo) avalada y supervisada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de México, que generó un fraude que afectó a más de 6000 ahorradores mexicanos en el año 2014.

El propósito fundamental de esta Ley es configurar un sistema de crédito popular más eficiente y sólido, así como fortalecer las entidades supervisoras y mejorar la protección de los usuarios del sistema financiero mexicano.

La Ley prevé la creación de un fondo de ayuda de 1600 millones de pesos (mdp) para devolver sus ahorros al 80 % de los clientes de Ficrea, y otro fondo de 1000 mdp para pagar al resto de acreedores de la entidad.

Asimismo, las Sociedades Financieras Comunitarias (Sofinco), entidades microfinancieras rurales, tienen hasta el 31 de julio de 2016 para solicitar ante la CNBV la autorización para constituirse y operar como Sofipo. El objeto de esta unificación es, puesto que no existen diferencias prácticas y regulatorias entre ambas organizaciones, facilitar las funciones de supervisión y control por parte de la CNBV.

Principales novedades de la reforma

  • Supervisión directa de las Sofipo exclusivamente por la CNBV, sin la intervención de órganos intermedios, como las Federaciones.
  • Se fija en 1 millón de pesos el límite máximo de los depósitos efectuados en estas entidades para las personas físicas y 5 millones de pesos para las personas jurídicas.
  • Fortalecimiento y consolidación del sistema de Gobierno Corporativo de estas organizaciones financieras:
    • Los consejos de administración deben estar configurados al menos por un 25% de consejeros independientes.
    • Se endurecen los requisitos de honorabilidad y de idoneidad que deben presentar los miembros del consejo, que tendrán que acreditar un historial crediticio satisfactorio y una amplia experiencia en el sector financiero.
    • Se imponen multas y penas más severas a los consejeros, directivos o empleados que alteren los estados financieros y contables de estas sociedades.

Oposición y críticas a la Ley Ficrea

A pesar de que esta reforma ha sido planteada para fortalecer el sistema financiero mexicano, han sido numerosas las voces que se han opuesto a la misma.

Representantes de las Sociedades Financieras Comunitarias y de las Sociedades Financieras Populares sostienen que la reforma limitará el número de microcréditos productivos otorgados a la población de menos recursos, y señalan que no tiene en cuenta las necesidades financieras de los sectores poblacionales más desfavorecidos.

Respecto al gobierno corporativo

La modificación de la Ley de Ahorro y Crédito Popular de 2001 responde a una necesidad de aplicar reglas de buen gobierno corporativo a estas sociedades financieras, muy afectados por el escándalo protagonizado por el Directorio de Ficrea.

Esta reforma se centra en la figura del consejero independiente, endurece los requisitos de idoneidad que deben cumplir los miembros del consejo e intensifica la supervisión de sus actuaciones por parte de la CNBV.

Situación actual de la norma

La reforma legislativa fue aprobada por la Cámara de Diputados; sin embargo, se encuentra paralizada en el Senado, ya que no fue aprobada en la última sesión de la legislatura celebrada el 30 de abril de 2015.