Publicaciones -

Informe sobre emprendimiento femenino

Global Entrepreneurship Monitor 2016/2017

El pasado mes de septiembre, el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) publicó el informe especial sobre emprendimiento femenino elaborado por Babson College, Universidad del Desarrollo, Smith College, Korea Entrepreneurship Foundation (KEF), Universiti Tun Abdul Razak (UNIRAZAK) y Tecnológico de Monterrey.

El Informe indica que el Total Entrepreneurial Activity (TEA) entre mujeres se ha incrementado un 10% respecto a 2015, estrechándose a la par la brecha de género en un 5%. Así, en el último año, 163 millones de mujeres emprendieron un negocio en 74 economías de todo el mundo, mientras que 111 millones de mujeres ya dirigían su propia empresa.

De acuerdo con los datos que se infieren del Informe, cabe destacar los siguientes aspectos:

  • Relación inversa existente entre emprendimiento, nivel económico y educativo: cuanto más alto es el nivel económico, menor es el ratio de emprendimiento femenino. Al igual sucede con el nivel  educativo de manera que, en la mayoría de economías latinoamericanas, menos de un tercio de mujeres emprendedoras tiene formación secundaria o superior; siendo la proporción mucho menor en países como en Guatemala o Brasil; donde solo un 4% y un 6%, respectivamente, la tienen.
  • Latinoamérica es la región en la que las expectativas de crecimiento son menores y cuya brecha de género es mayor, situándose en un 17% el incremento estimado para el emprendimiento femenino frente al 60% estimado para el emprendimiento masculino.
  • Las edades en las que existe un mayor porcentaje de emprendimiento son las comprendidas entre 25 y 34 años, seguido por el rango que abarca de los 35 a los 44.
  • Existe una gran reticencia en lo que a crear empleos se refiere. A estos efectos, las expectativas de contratación para los próximos 5 años son muy bajas suponiendo la pérdida de oportunidades como la posible mejora de la conciliación entre la vida laboral y familiar.

Por último el informe señala que, a pesar de la tendencia al alza que presenta el emprendimiento femenino, todavía quedan retos que afrontar. Entre ellos, se encuentra el elemento motivador y la continuidad del negocio. Actualmente, la necesidad prima sobre la oportunidad a la hora de tomar la decisión de crear una empresa y el porcentaje de continuidad de las mismas es menor en el sector femenino respecto al masculino.

Atendiendo a los resultados del Informe GEM 2016/2017, se propone la especialización de los programas de emprendimiento femenino, la inclusión de aspectos que fomenten la conciliación de la vida laboral y familiar, los programas de formación y las medidas que permitan el acceso al capital y a la educación.